5.2-La Segunda Guerra Mundial

Robert Capa, Desembarco de Normandia, 6 de Junio de 1944. Agencia Mágnum. Nueva York

Los reporteros fueron adquiriendo cada vez mayor relevancia propia y sus retratos y autorretratos comenzaron a publicarse con frecuencia en la prensa. La Illustrierte berlinesa publicó un artículo a modo de autopresentación de corresponsales de guerra bajo el título de “mi experiencia más poderosa en el año pasado. Los reporteros de La Illustrierte berlinesa cuentan su historia”. Los fotógrafos mostraron su apoyo entusiasta hacia las nuevas publicaciones y el oficio de fotógrafo cobró una nueva dimensión y, durante los primeros años de la Segunda Guerra Mundial, la experiencia en los campos de batalla y en las revacunes con los diferentes medios creó en ellos un sentimiento común de que llevaría a crear las primeras agencias de fotógrafos. La mayoría de ellas derivaron de históricas agencias de información periodística, donde cabían a la vez tanto la venta de noticias como las de publicidad y de imágenes.

 

Tras la pionera alemana Dephot, fundada en Berlin por Simon Gutmann, que nutrió a la mayoría de publicaciones de entreguerras u ala Agence France Presse.

 

Aunque con una existencia muy corta, Alliance-Photo tuco en sus filas a los mejores fotógrafos del momento. Surgió de la unión de Maria Eisner y el grupo de fotógrafos del Studio Zuber. Las fotografías de Alliance se publicaron en Art et Médecine, Arts et Métiers Graphiques, Paris Magazine y Vu. La agencia, compuesta por un gran número de alemanes y judíos, detuvo sus actividades durante la ocupación y , tras la Segunda Guerra Mundial, reanudó su trabajo. En 1917, Maria Eisner, junto a otros, abandonaría Alliance para fundar Mágnum.

 

France Presse fue creada como agencia de noticias en 1835 por Charles-Louis Havas. A partir de 1852 se crea una rama dedicada a la publicidad, separación, que casi un siglo después, se materializó en la creación de las ramas de publicidad e información. Tras la liberación de Francia, en 1944, los periodistas que habían sido miembros de la Resistencia dan a la AFP su nombre actual. A partir de 1985 se descentraliza su actividad y se crea un servicio internacional de fotografía. En constante evolución, es hoy día la agencia Europea de mayor actividad y prestigio.

 

De este momento, será Mágnum, sin duda, la más emblemática. Fundad en parís en 1947 y heredera directa de Alliance-Photo, sus miembros fundadores fueron Robert Capa, Henri Cartier-Bresson, George Rodger, David Seymour y el norteamericano William Vandivert. Funciona como una cooperativa con miembros permanentes a los que se van sumando colaboradores puntuales. Todos los fotógrafos que la formaban, y aún hoy forman parte de ella, se caracterizaban por ser autores independientes y libres tanto en la elección como en el tratamiento de los temas en los que fijar su objetivo. Tras esta primera sede en París, su éxito la llevaría a abrir sucursales en Nueva York, Londres y Tokio, a las que deberá parte de su reconocimiento y casi una marca de las imágenes producidas bajo su sello serán la calidad y eficacia en su compromiso de información fidedigna a escala mundial. Su influencia daría lugar a otras agencias como la francesa Viva.

 

La mayor actividad de la norteamericana Associates Press como fuente de imágenes tuvo lugar a partir de los años 50; sin embargo, es una de las agencias de noticias más antiguas que existen. En 1847, David Hale decidió junto a James Gordon Bennett crear una agencia de noticias que cubriera los principales acontecimiento de todo el mundo. Esta idea culminó un año más tarde en la creación de  Assocciated Press, en la que participaron diez hombre de los periódicos norteamericanos más populares. Sus periodistas han cubierto la mayor parte de los conflictos hoy históricos, como la Guerra de Cuba o la Guerra Ruso-Japonesa. En 1935 crearon el servicio AP Wirephoto, haciendo posible que los periódicos pudieran recibir las imágenes, por medio de telefotografía, en el mismo día en el que se habían producido los acontecimientos. Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis ejecutarían a uno de sus corresponsales en Mauthausen, Joe Morton. Joe Rosenthal, corresponsal de esta agencia. Joe Rosenthal, corresponsal de esta agencia, realizó unas de las imágenes representativas de ka Segunda Guerra Mundial: la de los marines izando la bandera americana en el monte Suribachi, en la isla de Iwo Jima, que obtuvo el premio Pulitzer ese año.

 

La Segunda Guerra Mundial contaría con el testimonio gráfico de Robert Capa, George Rodger y Eugene Smith, entre otros. Tras su trabajo en España y el fallecimiento de su compañera Gerda Taro, Capa pasó un tiempo en Francia y EEUU. Debido a su nacionalidad y vinculaciones políticas, encontró ciertas dificultades para poder trabajar como reportero durante la Segunda Guerra Mundial, llenazo a las batallas finales en el norte de África contra Rommel, la incasión de Sicilia y Salerno. Después viajó a Nápoles, donde encontró al reportero de guerra británico George Rodger, quien previamente había estado cubriendo la guerra en Extremo Oriente.

 

Juntos llegaron a tiempo de capturar las imágenes del desembarco de Normandía. Rodger se dirigió en el frete hacia Arromanche, donde no encontró grandes sucesos que retratarm en cambio Capa desembarcó en la playa junto a las tropas norteamericanas. Disparó tres rollos de película con sus dos cámaras Contax, que documentaron el acercamiento, la salida de la lancha y la lucha en tierra, con los explosivos volando sobre su cabeza. De todas las imágenes que realizó, la torpeza de un operador en los laboratorios  de París hizo que sólo hayan llegado a nosotros una decena.

 

Junto a Henry Cartier-Bresson, cubrió la liberación de Francia, con testimonios estremecedores sobre las represiones a los colaboracionistas. Rodger fue e primero en obtener permiso para entrar en el campo de concentración de Berger-Belsen. Allí pudo contemplar y testimoniar los horrores y e sufrimiento. Esta experiencia le marcó de tal forma que se prometió a sí mismo no volver nunca más a  trabajar en una guerra. La última imagen que realizará de “carácter militar” fue el retrato que tomó al general Montgomery durante la firma de la rendición alemana en Lunerg.

 

W.Eugene Smith se formó como autodidacta y a partir de 1937 comenzó a colaborar para varias revistas. En 1942 quiso formar parte de la unidad fotográfica de la aviación,  que había sido creada por Edward Steinchen, pero fue rechazado. Según consta en su expediente, Smith era “un genio en su campo, no se mostraba capaz de acatar las normas del ejército”.

 

Su primer gran trabajo lo realizó como corresponsal lo realizó para Life rn rl frente del Pacífico durante La Segunda Guerra Mundial. Cubrió las invasiones de Saipain, Guam e Iwo Jima, siendo gravemente herido en Okinawa. Tras La Segunda Guerra Mundial se convirtió en uno de los autores de referencia  en la fotografía SOCAL y su trabajo revolucionó el concepto de reportaje, como el realizado en Deleitosa, que apareció publicado en Life bajo el título “A Spanish Village”. Steichen escogería el Paseo en el jardín del Paraíso como cierre de la exposición The Family of man. La imagen muestra a dos niños de espaldas, caminando en un bosque frondoso, y abajo, el epígrafe firmado por John Perse: “un mundo nuevo nacerá bajo sus pasos…”, a modo de metáfora del fin de las guerras y la llegada de una nueva era cargada de optimismo y prosperidad.

 

Smith abandonó Life en 1955 y se incorporó a la agencia Mágnum, para la que realizó su mayor proyecto, una extensa serie con más de diez mil negativos sobre la ciudad industrial de Pittsburg. Paralelamente a sus labores fotográficas, fue también docente de la New School for Social Research de Nueva York. Su labor como corresponsal finalizaría durante la Guerra de Vietnam.

 

La llegada de los aliados de Berlin en mayo de 1945 fue el fin de la guerra en Europa y la fotografía adquirió una función completamente nueva en la documentación y propaganda de su labor liberadora. Las imágenes estremecedoras de los campos de concentración asombraron al mundo por los atroces hechos allí ocurridos y completamente desconocidos para el público. El retrato de los supervivientes, sus rostros demacrados u cuerpos esqueléticos coparon las portadas de todo el mundo.

 

Junto a los campos de concentración, la liberación de pueblos en Italia, la represión de colaboracionistas en Francia o el testimonio de los suicidios de altos cargos y militares alemanes fueron algunos de los temas escogidos por las revistas. Margaret Bourke-White, miembro del cuerpo de fotógrafos de la aviación creado por Steichen, cubrió el sitio de Moscú y la Alemania destruida y en ruinas, que bien podría simbolizarse en la estremecedora imagen de Suicidios alemanes en el ayuntamiento de Leipzig.

 

Tras la Guerra surgió además una intención documental sobre los desastres de la guerra en diferentes países como Francia, que crearía los Archivos de la Reconstrucción, y Alemania con la obra de autores como Kart Hugo Schmölz sobre la destrucción de Colonia.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: